Mi bebé se despierta cuando lo acuesto ¿Por qué?

Les puedo asegurar que al 99.9% de las mamás y papás esto le ha sucedido alguna vez con uno de sus hijos. Llevas un bueeennn rato tratando de dormir a tu pequeño y luego de muchos esfuerzos e intentos fallidos, el pequeño se duerme en tus brazos o en tu pecho, piensas por dentro de ti, “lo voy a dejar otro rato más antes de llevarlo a su cuna para que se duerma profundo y no se valla a despertar. Llega el momento y parece estar profundamente dormido. Como piensas que ya está profundamente dormido, con mucho cuidado y delicadeza intentas ponerlo en el lugar donde suele dormir….Pero cuando tu bebé toca su cuna, abre los ojos, se despierta y se pone a llorar!

¿Pero por qué sucede esto? Es la  pregunta que se hacen todos los padres cada vez que experimentan esta escena tan familiar.

Existen dos razones principales de porque sucede:

Siempre debes tener presente que cada niño es diferente, quizás uno duerma muy bien al dejarlo en su cuna, pero otros no. Los ciclos de sueño de los bebés no son como los de los adultos. Los bebés toman al menos 20 minutos para dormirse profundamente, a diferencia de un adulto que solo le puede tomar de 3 a 5 minutos si está muy cansado.

Una pequeña explicación o parte del problema podría ser que, tal vez el bebé todavía no se había dormido de forma profunda y ese movimiento lo despertó de su sueño leve. Aunque la mayoría de los papás aseguran que a veces duran más de 30 minutos con sus bebés en brazos y todavía se despiertan desde que siente un movimiento por pequeño que sea..

Los expertos explican que esto se debe a que los bebés están “diseñados” biológicamente para detectar que algo peligroso está sucediendo, en este caso que están siendo separados de sus padres. Sienten que hay algo diferente y que ya no está el contacto suave con su madre o el calor del cuerpo de su padre. Los cerebros de estos pequeños no están suficientemente desarrollados para notar que ellos y su madre o padre están separados, que son dos personas diferentes.No es nada anormal que esto suceda cuando los bebés son muy pequeños, llegan de un lugar conocido donde se sentían protegidos de cualquier amenaza y de golpe se encuentran con un mundo desconocido, ruidoso y frío.
Además, es difícil o casi imposible que ellos comprendan la modalidad que tenemos, el bebé no sabe si su madre se va para siempre, a dónde se va y cuándo volverá.

Como padres es importante que recordemos que esto se trata de una etapa que la mayoría de los bebé experimentan y que poco a poco con su desarrollo lo van a ir superando. No tendrás que estar cientos de noches en vela por esto, sino que cuando el bebé comprenda mejor el mundo al que ha llegado su sueño no será tan delicado.

En estos momentos debemos de llenarnos de paciencia y tratar de mantener la calma. Poco a poco tu bebé se ira adaptando a los nuevos cambios.

Fuente: vixmujer

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *