Nació con la lengua de un adulto, fue sometida a dos operaciones y ahora luce así…

Paisley Morrison-Johnson nació con el síndrome de Beckwith Wiedemann, una rara enfermedad congénita que le provocó que su lengua fuera del tamaño de un adulto. Esto le acarreó problemas respiratorios durante su primera semana de vida, y necesitó de ayuda para evitar que muriera por ahogamiento.
Además, tenía muchos problemas para comer y beber, debido a que su lengua había crecido el doble de lo normal.

FLa lengua salía constantemente de su boca y casi siempre la estaba masticando debido a que ocupaba mucho espacio. Tenía la lengua de un adulto dentro de la diminuta boca de una bebé. Los médicos dijeron que era la lengua más grande que habían visto.

Hasta la edad de 6 meses, Paisley, de Dakota del sur, Estados Unidos, fue alimentada a través de un tubo que llegaba hasta su estómago. Mamá Madison Klenow, de 21 años, y papá Shannon Morrison-Johnson, de 23, estuvieron de acuerdo en que su bebé fuera sometida a cirugía para reducir el tamaño de su lengua.
Pero su lengua siguió creciendo y aún colgaba de su boca.

Paisley fue sometido a una segunda operación para reducir su lengua. Por primera vez pudo sonreír después de la intervención en la que le retiraron una gran parte de músculo. Al año y medio de edad, ya empieza a pronunciar sus primeras palabras.

El síndrome de Beckwith Wiedemann es un trastorno congénito de crecimiento excesivo que puede afectar cualquier parte del cuerpo. Afecta a uno de cada 13,700 nacimientos en todo el mundo. En algunos casos se ha descubierto que puede ser una enfermedad heredada.

Algunos niños sufren de deformación de la mandíbula debido al peso de la lengua, con lo que deben ser sometidos a una operación para alinearla.

Paisley tiene una vida sana, sin problemas para respirar o alimentarse y beber. Es la alegría de su hogar y su sonrisa ilumina cada día el rostro de mamá Madison y papá Shannon. Después de dos cirugías, puso conseguir una angelical y gran sonrisa.