Sangrado en el embarazo: lo que usted debería saber

El sangrado o las pequeñas pérdidas vaginales suelen producirse en el primer trimestre de embarazo, aunque también es posible que ocurran hemorragias o sangrado en el segundo y tercer trimestre de embarazo.

Causas del sangrado en el embarazo
Las principales causas del sangrado vaginal durante el embarazo pueden ser diferente según el momento del embarazo en el que tengan lugar.

Sangrado en el primer trimestre
Durante el primer trimestre es más habitual que haya un ligero sangrado. Puede producirse por los siguientes motivos.

Sangrado de implantación: se trata de un sangrado al principio del embarazo, en las primera semanas, cuando el embrión se fija a la pared del útero para dar comienzo al desarrollo embrionario. Se puede sangrar un poco, ya sea un sangrado marrón o de color rosado o rojo. Esto sucede antes de la fecha teórica de llegada del periodo y es un sangrado muy leve.

Embarazo ectópico: se produce cuando el embrión se implanta en un lugar diferente del útero materno, como por ejemplo en las trompas de Falopio.

Aborto espontáneo: es la pérdida del embarazo. Normalmente en este caso el sangrado cursa con dolores más fuertes que los del periodo.

Hematomas intrauterinos: son estructuras en forma de media luna formadas por la aparición de pequeos charcos de sangre entre el tejido coriónico y las capas superficiales del endometrio. Cuando aparecen estos hematomas el embarazo se considera de alto riesgo. En caso de sospecha de embarazo ectópico o de aborto espontáneo se debe acudir rápidamente al médico.

Sangrado en el segundo trimestre
Durante el segundo trimestre de embarazo pueden ocurrir pérdidas por:

Cambios en el cuello del útero: se producen durante el embarazo como preparación al parto, ya que mayor cantidad de sangre fluye hacia esta zona.

Placenta previa: se detecta en la ecografía que se realiza antes de las semana 20 de embarazo. Se produce un sangrado en grandes cantidades y es una situación grave. La placenta está demasiado baja en el útero, por lo que envuelve parcial o totalmente la vía de parto. El sangrado ocurre sin dolor y es de color brillante.

Sangrado en el tercer trimestre
Durante el tercer trimestre de embarazo se pueden producir sangrados por:
Desprendimiento prematuro de placenta: puede ocurrir en las últimas 12 semanas de embarazo, es decir, entre la semana 29 de embarazo y la semana 40.

Parto prematuro (con sangrado).
En cualquier momento del embarazo
Asimismo, al comienzo, a la mitad y al final del embarazo pueden aparecer sangrados debidos a:

Traumatismo en el cuello del útero: a raíz de relaciones sexuales o después de un examen pélvico. En estos casos la cantidad de sangrado es pequeña.

  • Infección en el cuello uterino.
  • Medicamentos o enfermedades.

¿Manchado o sangrado?
En numerosas ocasiones la embarazada se asusta ante un pequeño manchado o liberación de flujo vaginal con sangre en el embarazo, pero ha de saber que esto es normal y que en principio no tiene porqué ser alarmante.

Sangrado vaginal en el embarazo
Es importante saber distinguir entre el manchado y el sangrado para saber que tan grave podría ser la situación.
El manchado vaginal se presenta como unas pocas gotas de sangre liberadas por la vagina de forma ocasional, de forma que aparecen unas manchas en la ropa interior. La intensidad de color suele ser leve así como la cantidad, aunque no se llega a cubrir una compresa sanitaria.

En cambio, un sangrado vaginal es más abundante, intenso y continuado en el tiempo. En caso de tener un sangrado, será necesario utilizar una compresa sanitaria para que la sangre no empape la ropa o cause molestias e irritaciones de la zona genital.

¿Qué debo hacer si tengo un sangrado durante mi embarazo?
En el momento que se produzca sangrado vaginal, dolores fuertes, dolor agudo en el abdomen, flujo con tejido, etc. se debe acudir al médico rápidamente. Éste efectuará un diagnóstico y propondrá un tratamiento en función de cada caso particular.

En el caso de un aborto espontáneo: la prescripción de antibióticos para combatir las infecciones y transfusiones sanguíneas si se produce pérdida de sangre severa.

En caso de una infección en la vagina o en el cuello del útero: la prescripción de antibióticos que no perjudiquen al bebé.

En el caso de un embarazo ectópico: se tendrá que realizar cirugía o tratamiento médico para extraer el embrión en crecimiento y controlar el sangrado interno.

En caso de un sangrado vaginal ocasionado por placenta previa: se tendrá que reposar en el hospital, al menos hasta que desaparezca el sangrado. Si éste se presenta muy cerca de la fecha del parto o si continua, se practicará una cesárea.

En cualquier caso, se deberán evitar las relaciones sexuales hasta que se conozcan las causas del sangrado, no usar tampones ni aplicar duchas vaginales.

Es importante observar las características del sangrado: duración del sangrado, si éste es leve o abundante, aquellas acciones o actividades que hace la embarazada para que aumente o se reduzca el sangrado, etc. Teniendo esta información de antemano, se ayuda al médico para que pueda indicar las causas del sangrado y si es peligroso para la madre o su bebé.

Nota final: Recomiendo ir al médico por cualquier tipo de sangrado (sin importar que sea poco o mucho), es mejor estar segura que no se trata de nada anormal en el embarazo, (en algunos casos el sangrado no representa peligro, pero nadie mejor que su médico para quitarle esa duda.

POST REPLY